Coches eléctricos segunda mano 2021

Comprar un coche eléctrico de segunda mano es una alternativa poco usual, hasta ahora. Hasta hace pocos años era una rareza y solía ser difícil encontrar un coche que cumpliera los requisitos necesarios para convertirse en nuestro vehículo habitual. Pero esto ha cambiado y si entras en tu página de anuncios clasificados encontrarás muchos coches eléctricos de segunda mano a la venta.

 

El aumento en las cifras de ventas en vehículos eléctricos nuevos demuestran el creciente interés por los coches eléctricos, las ventas de 2020 se han triplicado con respecto al año pasado. Los vehículos eléctricos de batería representan ahora el 4% de las ventas de coches nuevos, frente a un minúsculo 0,6% del mercado hace poco más de un año, y es evidente que esa cifra no hará más que crecer.

imagen coche eléctrico segunda mano

Al haber aumentado la cantidad de vehículos eléctricos en las calles, ahora podemos encontrar una gama mucho más amplia de coches eléctricos de todo tipo disponibles en el mercado de segunda mano, desde utilitarios, SUV y berlinas. Si estás pensando en dar el paso, aquí tienes nuestras mejores recomendaciones para acertar al comprar coches eléctricos de segunda mano, para todos los presupuestos y algunas recomendaciones.

 

Los coches eléctricos de segunda mano pueden ser auténticas gangas

Puede que te preguntes si los coches eléctricos de segunda mano son una propuesta viable, o si es mejor comprarlos nuevos. Como ocurre con la mayoría de los coches usados, el coste de un vehículo eléctrico de segunda mano es considerablemente inferior al de uno nuevo de la misma marca y modelo. La respuesta está relacionada con las posibles averías y el coste. Algo que solo podemos controlar en parte revisando el estado del coche y conociendo el historial de la marca o modelo.

 

¿Qué edad tiene el coche eléctrico?

Los vehículos eléctricos están evolucionando a un ritmo muy rápido, en especial las baterías. Debemos asumir que una batería con tecnología de hace varios años no ofrece un rendimiento equiparable al de los coches del 2021. Además sustituir la batería a un coche eléctrico puede tener un coste de entre 7.000 € hasta 15.000 €. Normalmente el propio cuadro de instrumentos nos ofrece información sobre el estado de la batería desde el asiento del conductor.

 

Por lo tanto, si estás pensando en un coche eléctrico de segunda mano, fíjate primero en la antigüedad del coche. Por lo general, cuanto más antiguo sea el coche, menor será su autonomía en kilómetros con una carga completa. Los primeros vehículos eléctricos no podían recorrer más de 150 kilómetros con una sola carga.

 

Los coches eléctricos de segunda mano más antiguos también tienden a tener menos características, los motores eléctricos encargados de generar el movimiento del coche también ofrecen un rendimiento inferior, pero la diferencia no es tan abultada como en la batería. El motor eléctrico hace que el coche se mueva, no tiene sentido comprar un coche de segunda mano si el motor se estropea poco después. Hay que comprobar si la batería y el motor eléctrico funcionan correctamente. Esta comprobación la pueden realizar en un concesionario o taller especializado.

 

Otras mejoras incorporadas en los coches en los últimos años son la frenada regenerativa avanzada, la capacidad de realizar cargas superrápidas o las ayudas a la conducción automatizada, entre otras muchas, pero que se alejan de quien busca realizar una compra con la menor inversión.

 

¿Cuándo interesa comprar un coche eléctrico de segunda mano?

Si en tu caso no necesitas cubrir una distancia superior a 100 km diarios ni necesitas estar a la última en complementos tecnológicos, un coche eléctrico de segunda mano se convierte en la mejor opción para ti. Los coches usados con unos pocos años reúnen todas las características y la autonomía que necesitas. Los mejores coches eléctricos de segunda mano para tus circunstancias particulares no son necesariamente los modelos más recientes. Si tu presupuesto destinado a la compra de un coche no es muy alto, esta es la mejor opción.

 

El inconveniente viene si las cosas van mal, las reparaciones pueden resultar muy caras. Si una oferta parece demasiado buena para ser verdad, mejor dejarla escapar. Como ocurre con los vehículos tradicionales lo mejor es consultar en foros de usuarios el historial de cada vehículo para conocer los puntos débiles y las posibles averías. La buena noticia es que un coche eléctrico es mucho más sencillo que un coche convencional. Un vehículo eléctrico tiene muchas menos piezas, por lo que hay menos posibilidades de tener una avería. Así que, por lo general, cabe esperar que el coche en su conjunto, sea bastante fiable.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡Este contenido está protegido!